“La vida es tan incierta, que la felicidad debe aprovecharse en el momento en que se presenta”

Alejandro Dumas

Cada semana vemos casos de gente que corre un maratón, un triatlón o una spartan. Cualquiera puede, ¿no? Si tu vecina lo ha hecho ¿por qué tú no? Nosotras somos las primeras que animamos a todo el mundo, sea cual sea su edad o condición física, a realizar cualquier tipo de ejercicio. Pero esto, a veces, puede volverse en contra si no se controla.

JEM27

Nos encanta ver cómo la actividad física y el deporte cambian la vida a las personas y hemos sido testigos de logros inimaginables. Lo que comienza como un juego saliendo a andar-correr, yendo a nadar o haciendo yoga un par de días a la semana de repente se convierte en tu razón para vivir.

CYMERA_20180909_092632
CYMERA_20180909_092350

Eso está genial, el deporte cambia (y salva) muchas vidas. Pero claro, las personas somos ambiciosas y siempre queremos más. Superarnos cada día es fundamental… pero ¡cuidado!

Durante las últimas semanas hemos visto a muchas personas cercanas lesionarse de cara al Maratón de Valencia del domingo que viene. También vivimos diariamente situaciones donde buscáis nuestra aprobación como entrenadoras ante retos deportivos. En definitiva, nos hemos dado cuenta de que no siempre podemos decir: “sí, adelante, no tengas miedo, lánzate al vacío”.

IMG-20181125-WA0024

Viñeta de @72kilos

Si además te clasificas en el grupo de “nuevos deportistas”, los posibles problemas se multiplican por 1.000. Si eras de las personas que odiaba a su profe de educación física y que no corría ni para coger el autobús, pero ahora (con taitantos años) entrenas 7 días a la semana… utilizaremos las mayúsculas en tu caso… ¡CUIDADO! Porque aunque se cumpla un plan de entrenamiento perfecto eso no asegura que todo vaya a salir bien.

071a1c7e-368b-4b09-ab68-bb82366e4f0f
Es por eso que queremos avisaros… no todo vale para conseguir tu sueño. O dicho de otra forma: tu salud está en juego.

Y es que no nos cansaremos de decirlo, no vale que un amigo tuyo que corre un montón te haga un plan de entrenamiento, o ese vecino que está “muy bueno” (parece sacado de mujeres y hombres y viceversa) te dé unos ejercicios para que tengas “tableta de chocolate” y un “culo 10”.

CYMERA_20170813_011047

Para entrenar a alguien no solo vale coger unos cuantos “artilugios de tortura” (kettlebell, mancuernas de 1.000 kilos, ruedas de camión…) Hay que adaptar cargas, estímulos, hay que ser progresivos y sobre todo individualizar… ¡Que cada persona es un mundo! Y puede tener sus luces y sus sombras.

IMG_6469

Así que, si estás en ese momento en que estás medio perdido o lesionado… o simplemente no ves progresos, párate a pensar. Recuerda lo que te motiva, el “para qué” empezaste.

Piensa que el deporte es constancia, diversión y esfuerzo

Pero no a cualquier precio.

Porque por encima de tu triunfo está… tu salud.

Juntas es Mejor

ffb521b5-ce9b-4cc1-9828-0b0a63188170