«Las flores no compiten con las de al lado, solo luchan por florecer» Anónimo

Con la primavera llega el aumento de las temperaturas, alarga el día, tenemos más horas de luz… y con ello parece que nuestra energía resucita cual Ave Fénix. Es la época de las flores, de los amaneceres y de quitarse capas de ropa de encima para recibir la vitamina D que nos regala el sol cada día.

Y claro, con esa energía desbordada tenemos más positividad, más ganas de comernos el mundo. Incluso nos vemos mejor ante el espejo ¡jajajajaja! Todo esto tiene su explicación científica relacionada con hormonas como la melatonina, la serotonina y la oxitocina que no vamos a entrar en detalle. Pero en resumen… ¡nos venimos arriba!

Así que empezamos a entrenar como si nos hubiera poseído el increíble Hulk y nos apuntamos a todas las competiciones que haya en el calendario. Si tus fines de semana de aquí a 3 meses vista están repletos de eventos… te has dejado llevar por el subidón primaveral. Reflexionemos…

Muchas veces hemos hablado ya sobre que la vida es como una montaña rusa para valientes. Unas veces estás arriba y otras veces estás abajo y ¡cuidad! porque tan malo puede ser una cosa como la otra. Lo ideal sería recorrer una línea recta con sus pequeñas cuestas pero con la plena consciencia de dónde está tu centro, tu punto de equilibrio para volver a él cuando lo necesites.

Cómete el mundo

Y en el mundo del deporte y la actividad física si hay algo que se nos olvida muchas veces en nuestras planificaciones son los descansos. No le damos el valor que merecen. Porque tan importante es entrenar bien (no mucho, hemos dicho bien) como recuperarnos correctamente, dormir las horas que necesitemos y no sobrecargarnos innecesariamente. Sino esa montaña rusa que ahora tienes dentro de tu cuerpazo primaveral caerá en picado a la más mínima.

No se trata de no disfrutar de la cima, del subidón,… sino de tener una red salva vidas para no caer al vacío. Disfruta de cada logro, de cada éxito (deportivo o no) y celébralo. Disfruta del sol, de la gente bonita y de las oportunidades que te brinda la vida cada día.

Aprovecha que hace buen tiempo, sal a compartir una mañana de juegos en un parque, o en la playa o en la montaña. Aprovecha para desempolvar esa bici que el frío y la pereza no te ha dejado coger, saca del armario aquellos patines que nunca estrenaste… ponte las gafas de sol, la protección solar y recuerda esas cosas que te hacen feliz y hace mucho que no haces.

Celebra, ríe, sueña bien alto… ¡deja que la primavera te altere! Pero recuerda tener a la vista tu centro para encontrarte siempre de nuevo. Ese equilibrio hará que rindas mejor, que veas las cosas con más claridad, que veas más luz en los días grises y que ese «guapo» subido que tienes con la primavera no sea un espejismo, sino una realidad. Y por supuesto rodéate siempre de gente que no te deje caer al vacío si la red falla 😉

No olvides nunca…

que florecer exige pasar por todas las estaciones.

¡Disfrutemos de la primavera!

Juntas es Mejor 

 

 

Logo Juntas Es Mejor

Apúntate a nuestra Newsletter !

Te enviaremos las noticias del blog para mantenerte informada sobre todo lo que nos pasa juntas

Ya estás suscrita, gracias por seguirnos!

Share This